Testamento

En nuestros días prácticamente todos los testamentos son notariales, aunque existen otras fórmulas, en este documento el testador hace constar cual es su última voluntad y el notario conserva el original inscribiendo los datos básicos en el Registro General de Últimas Voluntades.

Producido el fallecimiento de una persona deberemos obtener el Certificado de Últimas Voluntades, donde nos aparecerá cada uno de los testamentos otorgados por el fallecido a lo largo de su vida, el último revoca a los anteriores y por tanto será este último el que deberemos obtener. En el Certificado constará el Notario ante el que se otorgó y deberá ser solicitada una copia autorizada por un interesado en la herencia o persona apoderada por este.

No es frecuente en los testamentos concretar qué bienes se atribuyen a cada heredero, sino realizar partes sobre el patrimonio existente, si bien es posible efectuar la adjudicación de un bien concreto a una o varios interesados, esto se denomina legado. Los herederos se reparten la totalidad de los bienes y las deudas con excepción de los legados adjudicados.